ha sido tildado por críticos y observadores internacionales no solo como una farsa